Nuestra ambición

Se ha alcanzado mucho en la asistencia médica por la higiene y el reconocer y combatir enfermedades. Reconocer las enfermedades está reservado a los médicos que relacionan los diferentes síntomas relevantes que sufre el paciente.

Desde las primeras palabras del paciente, a menudo ya por la manera de andar, mirar o hablar, se forma la hipótesis. La información que el médico acumula en su cabeza es determinada en gran medida por la enfermedad supuesta que sufre el paciente en base a la enfermedad más probable. Un médico debe tener en cuenta las molestias médicas del paciente, las anomalías visibles, perceptibles y audibles que muestra el paciente, teniendo en cuenta la historia médica y circunstancias importantes.

Con nuestros productos, la Tarjeta Médica para el viaje y la Tarjeta Médica para idiomas diferentes, aspiramos a eliminar al máximo el problema idiomático entre usted y el médico que habla un idioma diferente haciendo preguntas relevantes en la lengua materna de usted, el paciente, con las que se pueden reconocer la mayoría de las enfermedades.

La versión digital es una herramienta importante para la atención primaria, para ahorrar tiempo y personal (o sea, dinero) preguntando al paciente, sin prejuicios, acerca de sus síntomas antes de que este vea al médico o especialista.

Nuestra ambición es que los médicos y pacientes consideren la Tarjeta Médica, en todas sus versiones, como una herramienta valiosa para determinar los síntomas y hacer el diagnóstico.